Vergonzosa e inaceptable derrota

(Foto: Botafogo)

Los desperdicios marcaron la noche del “tricolor paulista” en el Estadio Nilton Santos, el “Engenhão”.

Teniendo una doble obligación de ganarle a Botafogo, primero por su situación en la tabla, que ya es de equipo descendido, y segundo por necesitar sumar y conquistar un cupo directo a la fase de grupos de la Copa Libertadores, el equipo del Morumbi salió derrotado por 1-0.

El resultado podría terminar con una histórica goleada, pero el arquero Volpi no lo permitió. En la primera etapa, el local tuvo las mejores oportunidades, y en una de ellas Reinaldo tuvo que pararle al adversario con un agarrón ya cerca del área y el árbitro ni siquiera dudó en darle la roja al lateral. Si las cosas ya estaban difíciles debido la falta de construcción gracias a un cuarteto de centrocampistas que no pensaron, que no propusieron, con la expulsión se hicieron casi que imposibles y el partido fue de un total dominio de la “Estrela Solitária”.

Aunque con el manejo total de las acciones, el “Fogão” paró por diversas veces en el arquero Volpi, y solo a los 12´ de la segunda etapa inauguró la ventaja con un cabezazo de Matheus Babi tras centro de la derecha. Y era justamente a través de Warley que Botafogo tuvo las mejores jugadas en el segundo tiempo.

A los 35´, cuando São Paulo ya no tenía fuerza ni tampoco organización para llegar al empate, el árbitro, en decisión muy equivocada, apuntó penal sobre Luciano, que se tiró sin cualquier toque del defensor y así le engañó al árbitro. El delantero, teniendo la chance de igualar el partido y sumar un punto de visitante en un partido en que jugaba su equipo con un jugador menos desde la primera etapa, pateó mal y paró en las manos de Diego Loureiro.

Con esos puntos dejados por el camino, São Paulo ahora tiene que ganarle a Flamengo, que puede ser campeón en el Morumbi, para estar en la fase de grupos de la próxima Copa Libertadores. Luciano, además de no convertir el penal, también desperdició la chance de ser máximo goleador de la competencia.