Valdano: “Benzema es un jugador total”

Jorge Valdano en exclusiva con Dosis Futbolera, lo que dejo el Real Madrid – PSG y la lupa en varios jugadores madridistas…

– Se lo criticó mucho a Pochettino por el esquema. Parece ser que originalmente era más pensado para explotar la velocidad de Mbappe, le llega Messi más tarde y tal vez, no sé si lo piensas así, tuvo que recular o cambiar y fue más complicado, quizás, para que encajaran todos los demás en un equipo con tantas estrellas.

– Sí, primero que es muy difícil encajar a muchos jugadores que son obligatorios en la alineación. En segundo lugar, seamos sinceros: la eliminatoria duró tres horas y el PSG dominó dos horas y media. La otra media hora no fue fútbol, fue otra cosa, en la que los entrenadores no tuvieron nada que ver. No tuvo que ver ni con el físico ni con la táctica ni con la técnica. Tuvo que ver con la emoción, con el estado de ánimo. Por lo tanto, veo a Mauricio libre de responsabilidad en el análisis de la eliminatoria.

– Y con el PSG con el año terminado, que difícil debe ser administrar ahora lo que queda con estas estrellas con todas las habladurías y las versiones que va a haber…porque además, el PSG viene de otros mazazos como aquel 6-1 contra el Barcelona en el Camp Nou que fue terrible, luego de ganar 4-0 la ida.

– Sí, sí, fue peor que esto de ahora. Un entrenador tiene que gestionar expectativas y cuando éstas desaparecen, lógicamente se hace mucho más difícil la conducción de un equipo. Encontrar factores motivadores, tener que atacar cada día un conflicto real o inventado. Ahora llega un período de supervivencia para el PSG. Pero no nos engañemos. Esto no es exclusivo del PSG. Es algo que les ocurre a todos los equipos grandes en Europa. Esa es una característica del fútbol europeo actual. A los grandes no les alcanza con ganar la liga local. Es la Champions la que marca la temporada. Una de las dudas que teníamos en el PSG-Real Madrid era cuál de los dos entrenadores iba a salir marcado del partido. Uno lleva trece puntos de ventaja en la liga y el otro lleva ocho, Se supone que eso marca un nivel de regularidad de la temporada, que debería bastar para sentirse tranquilo pero aquí no hay paz si no estás en la fase siguiente.

– Antes decías que este partido entre Real Madrid y el PSG iba a marcar a un entrenador, pero también quedó marcado Ancelotti, en cierta forma, con cambios acertados, buen planteo aunque el PSG haya dominado más tiempo en la serie. Parece haber quedado bien parado…

– Sí. Ancelotti se parece al Real Madrid, que es un club que responde al mensaje de los Del Bosque, de los Zidane. Gente que tiene una relación casi amorosa con los jugadores y que además tienen el don de la simplificación. En algunos clubes, esos rasgos importan más que en otros. Por ejemplo, el Barcelona tiene otro poder de sofisticación porque hay un estilo de fondo que se ha obligado a respetar por una cuestión identitaria. En cambio, el Madrid es otra historia y Ancelotti ha tenido olfato suficiente como para saber entenderlo.

– También es tremenda la vigencia de Karim Benzema…

En Benzema no hay una vigencia. Hay un progreso. Ha crecido futbolísticamente, personalmente y se convirtió en el jugador total. Tiene dosis de creatividad, dosis de efectividad, un jugador que se asocia con todo el que le pasa cerca, muy fino técnicamente, y de una categoría bestial. Y además, en el camino fue muy discutido, y eso lo fortaleció anímicamente. Ahora está viviendo una especie de luna de miel tardía con la afición y lógicamente, esos vínculos afectivos con tu gente ayudan en la confianza.

– Y luego Modric, que ya no se sabe qué adjetivo ponerle (risas)

– Hay jugadores que son inteligentes, otros que son técnicamente muy dotados que son súper atractivos. Modric pertenece a la familia de los jugadores emocionantes– Te dan ganas de abrazarlo después de un partido, porque el despliegue es descomunal y eso le da una especie de don de la ubicuidad y eso le confiere peso en todos los sectores del campo. Pero lo que es increíble es que con 37 años, todavía conserve ese sentido del deber, eso que conocíamos en el Siglo XX como vergüenza deportiva.

– No sé si viste un video de YouTube del vestuario del Madrid cuando termina el partido y el despliegue que hace Modric, yendo a saludar uno por uno a todos los compañeros.

– Es el efecto de sentir lo que se hace. Hay jugadores que sienten lo que hacen, que tienen amor por la tarea, y luego la derivada es el amor al club después de estar tanto tiempo. Esos dos elementos redundan a favor de la pasión.

Artículo anteriorEl Madrid se lanza con todo a por Haaland
Artículo siguienteEl Atlético nunca deja de creer
10 Mundiales. 11 Copas América. 6 Mundiales de Clubes. Ex director de las revistas “Orsai” (Argentina), y “Fútbol Total” y “Deporte Total” de México Autor de los libros “El negocio del fútbol” (1995), “Maradona, rebelde con causa” (1996), “El deporte de informar” (2001) y “AFA, el fútbol pasa, los negocios quedan” (2017) y editor para América en español del libro “Messi” de Guillem Balagué (2014). Actual columnista de www.jornadaonline.com (Argentina) y “El Tren” (Radio Cooperativa de Argentina), corresponsal de la revista “Kicker” (Alemania) y colaborador de www.infobae.com (Argentina) y revistas de Inglaterra, Francia, Japón, Holanda y Dinamarca. Blog: www.sergiol-nimasnimenos.blogspot.com