Uruguay y Chile ofrecieron un vibrante empate

Imagen: @LaRoja

Chile y Uruguay igualaron a un tanto en la tercera fecha de la Copa América. El punto clasificó a la roja a los cuartos de final, mientras que la celeste sumó su primera unidad.

A las 17:00 arrancó el duelo en Cuiabá. Ambas escuadras con uniforme tradicional hicieron rodar el balón en la dañada cancha del Arena Pantanal, algo que —lamentablemente— ha sido una tónica durante el torneo.

El equipo dirigido por Martín Lasarte presentó un 3-5-2 en el inicio, Sierralta-Maripán-Medel fue la línea defensiva, pero a los 38’ debió realizar un cambio obligado, ya que el zaguero del Mónaco salió por lesión, dándole su lugar a Enzo Roco, jugador del Fatih Karagümrük de Turquía. Por su lado, el elenco de Óscar Tabárez usó un 4-4-2 un tanto extraño, ya que a Nico de la Cruz se le vio más contenido de lo normal y Giorgian de Arrascaeta se movió por todo el sector medio.

En los primeros minutos fueron los rojos quienes manejaron la pelota. Se vivieron momentos de mucho estudio, algo predecible cuando se enfrentan dos técnicos uruguayos. Con el pasar del tiempo Uruguay se fue soltando y generando ocasiones. Así llegó, justo antes de los diez minutos, la acción más peligrosa para la celeste en la primera parte: Cavani cabeceó increíblemente solo a la entrada del área chica y confiado de su soledad no le puso mayor fuerza al testarazo; Claudio Bravo la repelió con una reacción felina. El juez cobró fuera de juego, pero la imagen dejó en evidencia que si entraba era, por lo menos, revisable. El capitán chileno evitó aquello.

Más allá de eso, los charrúas no lograron hacerse del balón. Por eso con una llegada le bastó a Chile para desnivelar. Eduardo Vargas retrocedió hasta la zona de volantes para pedírsela a Pulgar, quien se la dio, “Turboman” se conectó con Ben Brereton, que inteligentemente se la devolvió de primera, el “11” dejó en el camino a Matías Viña para meterse al área y definir con un remate potente y cruzado que abrió la cuenta para Chile a los 26 minutos. 1-0 se fue arriba la roja al descanso.

En la segunda parte el panorama cambió. A Uruguay le dio otro aire el ingreso de Nahitan Nández. La celeste mostró disposición y ganas de empatarlo. Por lo que en Chile comenzó a agigantarse la figura de Claudio Bravo, que cada vez tomaba más protagonismo. De hecho un paradón suyo a Facundo Torres provocó el córner que significó el empate.

El centro desde el sector derecho fue pivoteado por Matías Vecino y en el área chica Luis Suárez definió pese a la marca de Vidal. ¿O autogol? La CONMEBOL marcó que fue del chileno en contra, pero merito del “Pistolero” que estuvo en el lugar preciso, en el momento indicado, como acostumbra.

Avanzaría el tiempo y las cosas se complicarían en Chile. A los 69’ Lasarte agotó sus cambios y a los 80’ Erick Pulgar debió abandonar por lesión. La roja se vio obligada a afrontar los últimos diez minutos reglamentarios y los cuatro que agregó el árbitro con un hombre menos en la cancha y además mucha sangre joven, esto porque “Machete” había hecho ingresar a Luciano Arriagada (19) y Tomás Alarcón (22).

Finalmente lograron contener los embates uruguayos y el marcador no se movió más. Tercer partido para Chile, cinco puntos y pasajes a los cuartos de final. Aún le falta jugar con Paraguay para definir su posición en el grupo.

Uruguay jugó su segundo partido —estuvo libre en la primera fecha— y sumó su primera unidad. Ahora debe enfrentar a Bolivia y ganar si quiere pensar en una posible clasificación.