Un rumbo que preocupa en la Canadian Premier League

Foto: Cavalry FC

Ya llegando a la primera semana del mes de marzo, tomamos el rumbo para entrar en primavera.

Los equipos de la Canadian Premier League siguen formando sus jugadores para esta temporada que probablemente dará inicio la tercera semana del mes de mayo, es decir en Victoria Day y terminaría hasta octubre.

Es obvio que la pandemia no nos deja, el coronavirus llego para quedarse y en el mundo entero, esta enfermedad no es bienvenida.

Ha habido muchos factores a nivel mundial y perdidas económicas tanto de empresas como gobiernos y principalmente negocios y trabajadores en el mundo que no se han podido recuperar y mucho desempleo a nivel mundial.

La pandemia también ha sido culpable del retraso de la temporada de futbol en Canadá, así como las ligas infantiles y locales que en la temporada de futbol invernal (indoor soccer), no han podido tener partidos debido a que los gobiernos provinciales han prohibido cualquier tipo de eventos deportivos hasta nuevo aviso.

Como Podemos ver, el futbol canadiense también ha sido afectado y dada la redundancia, estaríamos ya en pre-temporada dispuestos a iniciar en el mes de abril, pero jugar sin público, es desastroso y las perdidas económicas de los equipos, tambien preocupa.

Esta vez me voy a desviar del tema de la Canadian Premier League solo por un momento breve y para ver la situación económica de los equipos canadienses, los gobiernos de las provincias no están ayudando a la liga a recuperarse un poco económicamente hablando y los jugadores no están recibiendo un salario para por lo menos poder vivir apretando la cartera.

Los salarios son bajos en el futbol canadiense comparando otros deportes como el hockey de la NHL donde los jugadores firman contratos de miles de dolares e incluso hasta millones invertidos en una o dos temporadas.

El salario mínimo que un pelotero de los azulejos de Toronto recibe por temporada, esta sobre los $370,000 USD y el salario mínimo en la Canadian Premier League varía dependiendo del club, pero un muchacho que debuta en la liga canadiense, estaría ganando casi $1,300 al mes y no es realmente suficiente para poder vivir mensualmente.
En El Salvador, la liga profesional de primera división le paga a los jugadores aproximadamente $1,500 USD y en algunas ocasiones reciben hasta $2,500 al mes si son jugadores muy destacados.

Tanto así, los extranjeros en el futbol de El Salvador han llegado a ganar $3,000-$3,500 y en el caso de un jugador mexicano muy conocido como Carlos “Gullit” Pena, ha firmado contrato con el equipo FAS y el club no le puede pagar demasiado dinero como había recibido en el futbol mexicano con el Cruz Azul donde se embolsaba casi $90,000 USD al mes.

En El Salvador, el mexicano está ganando $6,000 USD al mes y como el Club Deportivo FAS no puede pagarle toda esa cantidad, el gobierno del pais centroamericano contribuye para que el jugador mundialista en Brasil 2014 pueda jugar en el futbol de ese país.

Regresando a Canadá, los gobiernos provinciales no están para ayudar a instituciones deportivas y mucho menos, pagarle un salario justo a un jugador de elite.
Los clubes canadienses están sufriendo con esta situación y es muy difícil que puedan pagar más salario a sus jugadores y mucho menos si no hay público que pueda ir a los estadios para apoyar al futbol.

Es una triste realidad la que estamos pasando con esta pandemia y esperemos que por lo menos en el verano, se pueda permitir el acceso al público que quiere regresar a los estadios canadienses y apoyar al deporte que aman.