Qué Mundial veremos en Qatar

Si uno abre un periódico en Europa occidental en las páginas correspondientes al fútbol, en estos días se encontrará mayoritariamente con dos tipos de quejas: una, el parón de las ligas impuesto por la inminente llegada del Mundial. Y la otra, que este impasse se haya producido entre noviembre y diciembre, que suelen ser meses intensos en competencias de clubes y que esta vez obligó a dividir la temporada en dos partes, siendo considerada la segunda, post-Mundial, como la legítima porque nadie especulará con cuidar su físico o temerá lesionarse para no perderse la máxima cita.

Sin embargo, el resto del mundo ve de otra manera el hecho de que se juegue un Mundial a fin de año. Los sudamericanos, por ejemplo, por una cuestión de calendario, ya habrán terminado sus ligas, algo que ocurre con los que juegan en Europa durante casi todos los Mundiales, menos éste. De todos modos, el aporte de jugadores al Mundial por parte de los sudamericanos de sus ligas locales, es ínfimo.

Siendo que el Mundial se juega en la mitad de la temporada europea, es muy probable que veamos jugadores que no estarán agotados, aunque, al mismo tiempo, y de manera insólita, tratándose del máximo negocio que tiene la FIFA cada cuatro años, en la mayoría de los casos, los protagonistas se incorporarán a sus selecciones nacionales apenas una semana antes del inicio del Mundial, lo que significa que no será posible una preparación a la vieja usanza, cuando los equipos contaban con treinta días ara la convivencia, los trabajos tácticos y la mecanización de movimientos.

En este sentido, si tomáramos un equipo como si fuera un ordenador, deberá primer mucho más el software que el chip, es decir que aquel que hay tenido una mayor continuidad de trabajo y haya conseguido desarrollar determinados movimientos aceitados o tenga más claro el sistema táctico, será el que probablemente tenga más chances de avanzar por cuanto los otros deberán improvisar demasiado sobre la marcha, salvo que puedan continuar por la riqueza de sus jugadores.

Más que nunca, entonces, en este Mundial los entrenadores serán mucho más seleccionadores que trabajadores en el campo. Será fundamental para ellos no equivocarse en las alineaciones y los cambios, de acuerdo a las circunstancias.

Y en este contexto, con equipos menos trabajados y jugadores llegados a último momento, y con una veintena de lesionados por la sobre exigencia de cumplir con el calendario europeo para no chocar con el Mundial, podría ocurrir que veamos a jugadores en buen estado físico pero sin tiempo para grande inventivas  y que, muy probablemente eleven su producción en la medida que pasen los partidos y adquieran cierto funcionamiento.

Tampoco el clima debería influir demasiado. Pese al calor qatarí, que no será desmedido a esta altura del año, los estadios podrán reducirla temperatura de manera artificial y eso podría contribuir a que tengamos buenos espectáculos.

En todo caso, esperemos que este Mundial tenga grandes partidos que nos hagan olvidar, aunque sea por algunos momentos, todo el desastre previo y toda la confusión, que no hemos registrado en los anteriores nueve torneos que hemos cubierto.

Otro Mundial está por comenzar y para el fútbol, ya esta noticia es un motivo de expectativas y de alegría. Que veamos grandes espectáculos y que vibremos con ellos.

 

 

Artículo anteriorEl palo de la mujer de Ángel Correa a Lionel Scaloni
Artículo siguienteEl misterio del Tata Martino
10 Mundiales. 11 Copas América. 6 Mundiales de Clubes. Ex director de las revistas “Orsai” (Argentina), y “Fútbol Total” y “Deporte Total” de México Autor de los libros “El negocio del fútbol” (1995), “Maradona, rebelde con causa” (1996), “El deporte de informar” (2001) y “AFA, el fútbol pasa, los negocios quedan” (2017) y editor para América en español del libro “Messi” de Guillem Balagué (2014). Actual columnista de www.jornadaonline.com (Argentina) y “El Tren” (Radio Cooperativa de Argentina), corresponsal de la revista “Kicker” (Alemania) y colaborador de www.infobae.com (Argentina) y revistas de Inglaterra, Francia, Japón, Holanda y Dinamarca. Blog: www.sergiol-nimasnimenos.blogspot.com