Premier League: Una competición con sabor vintage

LONDON, ENGLAND - SEPTEMBER 20: A detailed view of the Premier League trophy is seen prior to the Premier League match between Chelsea and Liverpool at Stamford Bridge on September 20, 2020 in London, England. (Photo by Michael Regan/Getty Images)

Desde su fundación en la temporada 1992-93, la English Premier League siempre ha representado el punto de convergencia entre la modernidad máxima y las arraigadísimas tradiciones de la pionera Football League, surgida en el curso 1888-89

Gracias al poder económico de una industria futbolística de élite como la de la Inglaterra de hoy en día, ejercicio tras ejercicio podemos disfrutar de una expresión de juego con los mejores equipos y futbolistas de Europa, enmarcada por valores modernos como el maravilloso broadcasting de Sky Sports y BT, céspedes que parecen greens de golf y estadios nuevos que, de manufactura millonaria en libras esterlinas, van remplazando a sus predecesores.

Sin embargo, una cultura de fútbol tan enraizada como la inglesa, tan única por ser la reglamentadora del juego, tampoco es que abandone sus tradiciones. Uno no puede evitar conmoverse con los públicos prácticamente a pie de campo, pegados al juego, siempre con las viejas canciones de cancha (y de calle), entonadas todavía en algunos casos en las catedrales de toda la vida por los abuelos, los padres y los hijos. En definitiva, ese aroma a Matchday que embruja a cualquier amante del fútbol asociación.

Al margen de la Football League o la Premier League, El fútbol inglés es la magia del juego recién salida del horno, del campo de los sueños donde coexisten Brian Clough y Don Revie con Sir Alex Ferguson y Arsene Wenger; George Best, Kenny Dalglish y Ian Rush con Van Nistelrooy y Thierry Henry; la vaselina de Cantona contra el Sunderland con las voleas de Van Persie; o los goles de Bobby Charlton y Kevin Keegan con los gritos de Alan Shearer, Wayne Rooney y Harry Kane. Y tantos y tantos momentos y héroes más.

En este contexto de innovación en el envoltorio, pero fidelidad en el espíritu, nos situamos en la temporada 2022-23 de la máxima categoría del balompié de la reina, que aunque ya no tiene los céspedes de barro de hace 30, 40 o 50 años, siempre nos sigue fascinando con esa sensación de fantasmas bicentenarios y luciérnagas mágicas en el ambiente.

El espectáculo de la pelea por el título, engalanado por el Big Six

Aunque esto es fútbol, dinámica de lo impensado, como acuñó alguna vez Dante Panzeri, está claro que en Inglaterra –y en el mundo- quienes están encaramados en la lucha por el máximo premio son los poderosos, y más en una era contemporánea que no permite las sorpresas, por eso en la temporada 2015-16 fue así de increíble la coronación del Leicester City.

Bajo esta tesitura, encontramos a los seis que se separan del resto. En orden de clasificación, el curso pasado, Manchester City, Liverpool, Chelsea, Tottenham Hotspur, Arsenal y Manchester United son los componentes de un Big Six que a buen seguro volverá a acaparar tanto el trofeo como las plazas de Copa de Europa y Europa League.

El Man. City, el gran ogro de la competición

En primerísimo primer plano, aparece el campeón Manchester City. Los ‘citizens’ como viene siendo habitual en sus últimas conquistas ligueras, hubieron de sortear una cruenta batalla con el Liverpool para consagrarse campeón la temporada pasada.