¿Podrán los ‘Spurs’ meterse en puestos de Europa?

Getty Images

El Tottenham Hotspur atraviesa un momento complicado futbolísticamente hablando. Sendas derrotas por 1-3 y 0-1 ante Liverpool y Brighton respectivamente, lo sitúan fuera de Europa, un lugar que de acuerdo a la nómina de sus jugadores; debería ser un hecho consumado.

Los presididos por Daniel Levy afrontan una crisis, que con el trascurso del tiempo parece empeorar. Con Harry Kane, una de sus principales figuras alejado de los terrenos de juegos, contempla una pérdida de eficacia de cara al arco rival.

El inglés ha sufrido una nueva lesión en sus tobillos, zona que ha sido un gran contratiempo para el ariete y que le ha generado una baja considerable en su capacidad goleadora, y en su propia consideración de delantero Top.

Por si fuera poco, José Mourinho, entrenador de los “Lilywhites”, no encuentra el rumbo al equipo, ni tampoco a la unión dentro del propio vestuario. El DT portugués, conocido por su carácter llamativo, su histrionismo y su prepotencia para dirigirse hacia los medios de prensa, parece traerle malos dividendos en cuanto a su gestión.

Sus diferencias con el marfileño Serge Aurier, los problemas de indisciplina, tanto de Sergio Reguilón, quien mira con bueno ojos su prematuro regreso a la capital española y del propio Giovanni Lo Celso, quien exhibiese grandes actuaciones en Real Betis Balompié; no ayudan a tener gran optimismo.

Otras de las razones del descalabro del club propiedad de ENIC Group, es el desencanto por Gareth Bale. El galés no ha dado la talla. Las recordadas actuaciones en su anterior etapa, ya no son reflejo de un futbolista que indica no estar ya para las grandes citas. Otra apuesta fallida por los Spurs, que ven que el nivel que contempla el oriundo de Cardiff, no era una errónea decisión técnica de Zinedine Zidane o propiamente de Real Madrid.

Sin embargo, la posibilidad de contar con el surcoreano Heung-min Son, goleador de los Spurs con 12 anotaciones (solo tres por detrás de Mohamed Salah), con la prestancia de Tanguy Ndombele o con la juventud de Steven Bergwijn, quien está llamado a hacer grandes cosas, ayudan a mitigar todas las vicisitudes que transita el conjunto londinense.

Ante un Chelsea alicaído, sin identidad y con cambio de entrenador de por medio, tras la destitución de Frank Lampard y el arribo del alemán Thomas Touchel, parece ser una gran oportunidad para reconducir el barco y terminar con este problema endémico.

La ocasión se presenta para dar vuelta la página, cortar con el invicto de los Blues en los últimos cuatro partidos en el frente a frente (3 victorias y 1 empate), y para brindar una mejor imagen a su afición, que ruega por una pronta recuperación y un lugar en los puestos de vanguardia.