Para Ruud van Nistelrooy, con amor

Fuente: imagoimages

Recordando a uno de los mejores delanteros de las últimas décadas y la razón por la cual me hice aficionado del Manchester United, Ruud van Nistelrooy

¿Quién iba a imaginar que aquel holandés prometedor nacido en Oss en 1976, me llenaría de tantas alegrías? Hablar de van Nistelrooy es hablar de nostalgia, victorias y centenares de goles, no solo en el club de mis amores (Manchester United), sino también su temporada de Pichichi en el Real Madrid (como me dolió su partida). También en su paso por el Hamburgo y Málaga dejo destellos de un goleador que marcó una época.

Por Ruud inició mi afición por el fútbol y más aún, por el Manchester United. Me emociono verlo anotar tras pases de Paul Scholes, Ryan Giggs o Roy Keane. Haberlo visto formando dupla de ataque junto a Wayne Rooney. Recordar su breve conexión con Diego Forlán. El actual asistente técnico de la selección holandesa es de esos delanteros que nunca se olvidan, y más en los tiempos actuales.

22 de marzo de 2003, Old Trafford, partido en ventaja 1-0 por penalti de Ruud van Nistelrooy. El reloj marcaba el minuto 67 de partido cuando Ruud gira en la mitad de la cancha burlando a su primer rival, salen a la marca tres mediocampistas del Fulham, pero van Nistelrooy se va de ellos con facilidad para arrancar con una potencia inexplicable y enfrentar al central, su penúltimo obstáculo que queda petrificado ante el regate del 10 del Manchester United. Y para finalizar, un remate sutil al segundo palo para lo que fue el gol favorito del holandés en el club.

¿Cómo finalizó el día? Hat-trick para Ruud, balón a casa. Uno de sus seis hat-tricks con el Manchester United. “Fue uno de los mejores momentos en mi carrera”, declaró para el sitio oficial del club.

10 partidos seguidos anotando en la Premier League, 150 goles con el Manchester United, Sir Matt Busby Player Of The Year en dos ocasiones, máximo goleador de la UEFA Champions League en tres ocasiones (dos de ellas consecutivas) y muchos récords más que harían eterno este artículo.

Por esto y mucho más: Gracias, por tanto, Ruud.