Ochoa obra el milagro

TOPSHOT - Mexico's goalkeeper #13 Guillermo Ochoa saves a penalty shot by Poland's forward #09 Robert Lewandowski during the Qatar 2022 World Cup Group C football match between Mexico and Poland at Stadium 974 in Doha on November 22, 2022. (Photo by Odd ANDERSEN / AFP) (Photo by ODD ANDERSEN/AFP via Getty Images)

Una imagen vale más que mil palabras. Nunca mejor dicho, tomando en cuenta el flojo partido que ofrecieron las selecciones nacionales de México y Polonia en el Estadio 974, donde fue literalmente la atajada de Ochoa a Lewandowski y a casa.

Ya a sabiendas de que Arabia Saudita había dinamitado el Grupo C, mexicanos y polacos irrumpían en Doha con la obligación de lograr un resultado positivo, teniendo en cuenta que a ambos les queda un bravísimo fixture ante una Argentina tan necesitada como furiosa.

En un encuentro muy tenso las (medias) ocasiones de gol tuvieron lugar apenas a cuentagotas. En esa tesitura de miedos, fue la selección de Martino la que estuvo más insistente sobre el área de Wojciech Szczęsny, con los uno contra uno picantes de Hirving Lozano, una acción de Gallardo que, un poco a los trompicones, estuvo a punto de suponer el abrelatas en el primer tiempo, y alguna que otra aparición de Alexis Vega, el jugador del Guadalajara.

Sin embargo, iba a ser la escuadra Biało-czerwoni, tras la reanudación, la que dispondría de la mejor oportunidad del match. Tras un robo en la salida mexicana, Robert Lewandowski le comió la posición dentro del área a Héctor Moreno, y ya en el forcejeo el jugador del Monterrey no pudo evitar tirar de la camiseta del ariete. A instancias del videoarbitraje, el árbitro australiano, Chris Beath, no dudó en señalar el manchón.

Es aquí donde llegó la única luz del partido, con un Ochoa que no sólo leyó muy bien la mecánica corporal de Lewandowski, sino que con sus movimientos sobre la línea prácticamente lo indujo a cobrar hacia donde él quería, hacia donde se sintió cómodo para recostarse y negarle al killer su primer gol en Copas del Mundo.

Con este alarde de penalty saber, Ochoa, tan cuestionado en la previa por algunos sectores de los medios de comunicación mexicanos, se erigía definitivamente como el hombre del partido y agrandaba su leyenda en Mundiales, donde en Brasil 2014 y Rusia 2018 ya había tenido notabilísimas actuaciones en el empate frente a la propia Brasil y el triunfo ante Alemania.

Un único destello, pues, en el marco del que ha sido, lejos, el partido más deficitario de lo que llevamos de Qatar 2022. Eso sí, no queda tan mal parada México, ni tampoco a Polonia. Podía ser mejor, sí, pero también podía ser peor.