LaLiga: la clasificación está al rojo vivo

LaLiga - Granada
Foto: @GranadaCdeF en Twitter.

Llevo un tiempo pensando que LaLiga perdió todo su interés, tanto internamente como internacionalmente. Es cierto que el Atlético de Madrid ha desperdiciado una gran ventaja para ser campeón de manera muy cómoda. Sin embargo, tanto colchoneros como sus perseguidores, excepto el Sevilla que si está siendo regular, se han ido empeñando en que tengamos unas últimas jornadas de aúpa. 

Tras la derrota del Barça en el Camp Nou a manos del Granada, LaLiga quedó al rojo vivo. Hace décadas no se vivía una situación similar. El Atleti siguen dependiendo de sí mismo, todos están con el depósito de gasolina al límite, en reserva algunos. Más aún cuando, en el caso del Real Madrid, te estás jugando estar otra final europea. Se ven errores y desajustes defensivos todas las jornadas. Los nervios están a flor de piel. 

Esto lo puede aprovechar el Sevilla, en mi opinión el título se lo jugarán el Atlético y el conjunto hispalense. Los de Lopetegui sin hacer ruido pueden aprovecharse de los tropiezos de los tres primeros y coronarse como campeones de LaLiga, y dejar a los tres conjuntos españoles de la ya extinta Superliga con cara de tontos. Sería justicia poética

También hay que mirar hacia los puestos europeos, Real Sociedad, Betis, Villarreal y Granada se juegan en estar en la Europa League y Conference League. Tras la victoria nazarí en Barcelona, todo está en un pañuelo. Los granadinos ya demostraron la temporada pasada que pueden hacer un final de temporada importante y plantarse de nuevo en Europa. Un año podría ser algo casual, dos años consecutivos no. 

En cuanto a la zona baja de clasificación, da tristeza ver ahí de colista al Éibar de Mendilibar. El conjunto armero ha sido ejemplo en organización y sencillez a lo largo de todas las temporadas que ha estado en Primera División. Sin embargo, esta temporada no están teniendo suerte y están comprando todas las papeletas para acabar en Segunda. Los otros dos puestos se lo jugarán Getafe, Alavés, Valladolid, Elche y Huesca. Cada uno de estos equipos tiene sus circunstancias y están en peor o mejor racha. Lo que es indudable es que ninguno se puede relajar, porque dos partidos consecutivos sin ganar te desahucian a la división de plata del fútbol español. 

Quedan cinco jornadas muy lindas por vivir en España; en las que, seguramente, los ojos del mundo vuelvan a mirarnos con cariño.