La simpleza de Ancelotti y claro liderazgo del Real Madrid

Getty Images

Si el italiano Carlo Ancelotti pudo desmontar, con paciencia, la tan negativa imagen que tenía Real Madrid en el mundo cuando tuvo que reemplazar al portugués José Mourinho como entrenador, para ganar incluso la Champions League que su predecesor no consiguió, contar ahora, en su regreso al banquillo blanco, con un plantel sólido y sin tanta oposición como en las temporadas pasadas, parece casi un cuento de niños y todo indica que tiene el camino abierto hacia otro título de Liga.

Con el triunfo de 2-0 como local ante el Atlético Madrid en el Santiago Bernabéu, el Real Madrid parece irse alejando de sus máximos adversarios, con una distancia de trece puntos a sus vecinos de ciudad (que tienen un partido pendiente y se encuentran en la cuarta colocación) y el Barcelona parece que no estará en la pelea esta temporada, con demasiados problemas deportivos e institucionales para resolver, al puno de que ni siquiera continuará en la Champions League, eliminado de octavos de final por primera vez después de 17 años.

Los catalanes se encuentran octavos en la tabla de posiciones de la Liga, a 18 puntos del Real Madrid en 17 jornadas disputadas (aunque también con un partido menos) en otro claro indicio del desastroso momento que atraviesan y ya sin un gran protagonismo como sí han tenido en el pasado reciente.

Con este panorama de escasa oposición de los dos equipos que siempre le han disputado el liderazgo en temporadas recientes, el Sevilla (de mucha regularidad en estos años) quedó en el segundo lugar, aunque a ocho puntos del Real Madrid (también con un partido menos) y el Betis, de Manuel Pellegrini, en el tercero, con un punto menos.

Pero más allá de los números y las posiciones, lo importante de este Real Madrid vuelve a ser el lento pero progresivo trabajo de Ancelotti, que en silencio, sin estridencias, fue reconstruyendo un plantel que perdió a importantes figuras, primero, con la salida de Cristiano Ronaldo, acaso el jugador más decisivo de la era moderna, y ya en la última temporada, sus dos defensores centrales, Sergio Ramos y Raphael Varane, y si sumamos que Marcelo ya no es tenido en cuenta de la misma manera que antes, pese a que es el primer capitán del equipo –hasta se habla del final de su ciclo de blanco-, la última línea, ahora con Daniel Carvajal, Eder Militao, David Alaba y Ferland Mendy, renovó tres de las cuatro posiciones.

Otra de las claves de este Real Madrid es que de a poco, Ancelotti fue recuperando la confianza y la continuidad de su columna vertebral histórica de estos años, con un trío que juega de memoria como Luka Modric, Casemiro y Toni Kroos, a los que va refrescando con los ingresos de Eduardo Camavinga o Federico Valverde, dependiendo del tipo de partido o rival, mientras que en el ataque, pese a que se fueron diluyendo las chances de contar con Gareth Bale o Eden Hazard, el DT italiano no se amilanó y fue encontrando variantes, aunque su eje apunta a un tremendo goleador y jugador como Karim Benzema y la gran sorpresa de la temporada, el extremo Vincius Junior, llamado a ser una gran estrella en los próximos años.

Después de un comienzo dubitativo, con varios signos de pregunta, y alguna derrota sorpresiva como la del Bernabéu contra el Sheriff Tiraspol por la Champions, el Real Madrid no sólo consiguió el primer lugar de su grupo en Europa sino que en la Liga se va alejando de todos, y ahora tiene prácticamente dos meses para pisar el acelerador, al no competir en Europa.

Acaso la gran pregunta es ahora “para qué está este Real Madrid”. Es algo que no se sabe, especialmente cuando en Champions lleguen las fases decisivas, pero con Ancelotti en el banco, y con algunos jugadores de este nivel, y un arquero sensacional como el belga Thibaut Courtois, y un comodín como Marco Asensio, no hay que descartar nada.

El Real Madrid sigue vivo, y con un entrenador que trabaja en silencio, establece muy buenas relaciones y excelentes climas de vestuario, y todo eso es un muy buen punto de partida. Luego, el tiempo dirá.

Artículo anteriorSan Lorenzo cerró el año con victoria
Artículo siguienteBombazos en Champions: Messi vs Cristiano y Lewandowski vs Griezmann
10 Mundiales. 11 Copas América. 6 Mundiales de Clubes. Ex director de las revistas “Orsai” (Argentina), y “Fútbol Total” y “Deporte Total” de México Autor de los libros “El negocio del fútbol” (1995), “Maradona, rebelde con causa” (1996), “El deporte de informar” (2001) y “AFA, el fútbol pasa, los negocios quedan” (2017) y editor para América en español del libro “Messi” de Guillem Balagué (2014). Actual columnista de www.jornadaonline.com (Argentina) y “El Tren” (Radio Cooperativa de Argentina), corresponsal de la revista “Kicker” (Alemania) y colaborador de www.infobae.com (Argentina) y revistas de Inglaterra, Francia, Japón, Holanda y Dinamarca. Blog: www.sergiol-nimasnimenos.blogspot.com