La crisis del Manchester United puede ayudar al Barcelona

Barcelona's Dutch midfielder Frenkie De Jong goes for the ball during the Spanish League football match between FC Barcelona and RCD Mallorca at the Camp Nou stadium in Barcelona on May 1, 2022 Getty Images

Las dos penosas derrotas del Manchester United en el inicio de la Premier League terminó metiéndose de lleno en la puja entre el Fútbol Club Barcelona y el volante neerlandés Frenkie De Jong, pretendido desde hace tiempo por los ingleses, que ahora no sólo estarían dispuestos a pagar más por su pase, sino que también pretenden a otro jugador azulgrana, al estadounidense Sergiño Dest.

La situación en el entorno de De Jong, que resistió hasta ahora su salida del Barcelona, donde pretende seguir y se siente cómodo, ha cambiado en las últimas horas. Su suplencia tanto en el último partido amistoso ante los Pumas de la UNAM y en el debut liguero ante Rayo Vallecano, sumado a que ahora el Manchester United llegaría con una oferta superadora de la anterior -que ya era de 85 millones de euros entre fijos y variables-, genera la idea de que ya sería conveniente para el volante, aunque eso significara perderse la disputa de la Champions League, para la que los ingleses no están clasificados.

Con una nueva y suculenta oferta del Manchester United, de Jong podría pasar a cobrar mucísimo más dinero, aunque todo indica que no está conforme con la situación y que podría rajar cuando acabe la operación por la presión que sufrió desde el Barcelona en los últimos tiempos con el objeto de que se marche.

El Manchester United, desesperado por mejorar su plantilla antes el cierre del libro de pases en Europa, el próximo 31 de agosto, también va por otro jugador que no es tenido en cuenta por el Barcelona, el lateral derecho estadounidense Sergiño Dest, aunque aquí no existirían los mismos obstáculos que con de Jong y al contrario, las partes podrían llegar a un acuerdo.

Porlo pronto, el Manchester United ya va mostrando señales de interés tratando de dar salida al anterior latera derecho del equipo, Aaron Wan-Bissaka. El Barcelona pretende cerca de 20 millones de euros por el pase, que le vendrían muy bien para terminar de cerrar susproblemas económicos y poder inscribir a Jules Koundé, el único de los nuevos fichajes que aún no lo hizo, e ir también por el volante del Manchester City Bernardo Silva.