Inglaterra exorciza 55 años de demonios en Wembley (2-0)

Fuente: @England

Inglaterra derrotó 2-0 a Alemania — por primera vez en un torneo oficial desde la final de la copa del mundo en 1966 —gracias a los goles de Raheem Sterling y Harry Kane en Wembley. Pobre partido de una selección alemana que paso sin pena ni gloria por Wembley

Todas esas derrotas ante ‘Die Mannschaft’: cuartos de final en México 1970, las lágrimas de ‘Gazza’ (Paul Gascoigne) en Italia 90′, el penal fallado por Southgate en la Euro 96′, el gol fantasma de Frank Lampard en Sudáfrica 2010 entre otras… parecía que este día jamás llegaría. 

Sterling ha sido el mejor jugador de la selección inglesa anotando 3 de los 4 goles de los ‘Tres Leones’, mientras que Harry Kane sigue siendo un problema para Gareth Southgate. Kane logró anotar su primer gol del torneo en este partido, pero su actuación fue todo menos espectacular. El ariete del Tottenham se ve letárgico, cansado y fuera de forma. Esto fue evidente al minuto 45′ cuando el balón cayó a sus pies solo frente a Manuel Neuer, Kane intentó controlar la pelota en vez de definir de primera intención, y terminó fallando la oportunidad. El capitán inglés terminó la primera mitad con 9 toques totales del balón. Southgate esperará que el gol reviva el torneo de Kane, pero este sigue sin impresionar. 

El partido comenzó extremadamente cerrado, con los nervios palpables bajando desde la grada. Alemania fue superior los primeros 10 minutos del partido, mientras que los ingleses tardaron en lograr asentarse dentro del 5-2-3 que Southgate eligió para igualar el sistema alemán. Southgate apostó por Bukayo Saka tras su gran actuación ante la República Checa, y el jugador del Arsenal no decepcionó. Saka fue el mejor jugador inglés hasta que fue sustituido por Jack Grealish en el minuto 68′. 

La combinación alemana del Chelsea, Timo Werner y Kai Havertz, comenzaba a empujar a los ingleses dentro de su media cancha con Leon Goretzka intentando penetrar la espalda de la defensa rival. Pero la primera gran atajada del partido vino por parte de Neuer. 

Sterling sacó un buen disparo con rosca que el cancerbero alemán resolvió sin mucho problema, pero esta acción despertó a los ingleses. Los siguientes 20 minutos fueron controlados por Kelvin Philips y Declan Rice, quienes continuaron recuperando balones y montando la  presión sobre la defensa teutona. 

Sin embargo, la mejor oportunidad del primer tiempo la tuvo Timo Werner. Kai Havertz partió la defensa inglesa con un gran pase filtrado. Werner tuvo tiempo y espacio para definir, pero Jordan Pickford realizó una gran parada para mantener el marcador 0-0.  Havertz estuvo cerca de abrir el marcador al principio del segundo tiempo, cuando prendió una volea perfecta que hizo a Pickford estirarse para evitar el 0-1. 

La segunda mitad no empezó sino hasta el minuto 70′, cuando Jack Grealish entró al juego. Grealish recibió el balón en los linderos del área y abrió para Luke Shaw en la banda derecha al minuto 75′. En cuanto Shaw centró de primera intención, hubo un momento de silencio eterno dentro del estadio, que explotó con júbilo y felicidad cuando Sterling marcó su tercer gol del torneo. 

Cuatro minutos después pasó lo impensable. Sterling perdió la pelota en el centro del campo, y en un instante, Thomas Müller estaba uno contra uno con Pickford en frente. Müller esperó y se perfiló; el jugador del Bayern Múnich no falla estas oportunidades. Excepto, que esta vez la pelota se fue fuera, a centímetros del poste. Müller y Sterling cayeron de rodillas, uno con desesperación y el otro con alivio. Kane sentenció el encuentro al 86′, gracias a un gran centro de Grealish tras una buena intercepción de Shaw en el medio campo.  

Con el silbido final, Gareth Southgate subió los brazos y miró al cielo. Veinticinco años tras fallar ese penal ante los alemanes en la Euro 1996, el entrenador inglés se reivindicó. La grada era un pandemónium, y la celebración apenas comienza en Inglaterra.

Los ‘Tres Leones’ viajarán a Roma, donde se enfrentarán a Ucrania el próximo sábado.