El bipolar Toluca se engrandece y elimina al campeón León

Foto: Toluca FC

Los diablos de Toluca pegaron la campanada al eliminar al campeón León en el duelo de repechaje y conseguir su boleto a cuartos de final.

¿Cómo un equipo puede presentar dos caras tan contradictorias? El viernes 30 de abril, Toluca cerraba su fase regular con una derrota contra los Bravos de Ciudad Juárez, uno de los peores equipos en el torneo, con un juego sumamente pobre, que ponía en duda el proyecto y el liderazgo de Hernán Cristante frente al banquillo de los Diablos Rojos.

Una vez definidas las series del repechaje, el panorama se veía sombrío. Un enfrentamiento en la casa del campeón, siendo uno de los visitantes más débiles en el torneo (1 victoria, 2 empates y 5 derrotas) no les daba el mejor augurio a los aficionados mexiquenses.

León abrió el partido fuerte, asediando el área de Luis García y su endeble línea defensiva. No obstante, en una de las pocas acciones ofensivas que el Toluca lograba hilar, fue Kevin Castañeda logró colocar el primer gol en la esquina inferior izquierda del marco de Cota. La afición del Bajío no podía creer la solidez defensiva que la visita estaba imponiendo en su campo. No obstante, Víctor Dávila pudo descontar el partido antes del medio tiempo.

La segunda mitad no mató el ímpetu de la visita, a tal punto que el romperedes del torneo, Alexis Canelo, con una gran asistencia de Rubens Sambueza, escurría el balón entre las piernas del guardameta local para un segundo tanto de los escarlatas.

El León herido en su propia cueva, no se rendía e insistía en vencer a un Luis García que, a pesar de las dudas y cuestionamientos por parte de su afición debido a sus irregulares actuaciones en la fase regular, se estiraba, saltaba y negaba cada intención ofensiva de los esmeraldas. Solamente una genialidad de Fidel Ambriz en los minutos finales que se colocó en el ángulo superior derecho de García, pudo alargar la serie a penales.

A pesar de tener el momento anímico a su favor, Toluca fue resiliente y supo ser mejor en el momento clave. La atajada de García a Campbell en el 3er tiro del León condenó la serie. Los Diablos nunca fallaron y, tras el tiro abierto de Dávila, confirmar su puesto en la liguilla.

¿Para qué están estos Diablos? ¿Qué versión veremos en el Nemesio Díez y en el Estadio Azteca? ¿Podrán hacerle la maldad a una Máquina ilusionada? Sintonice la próxima semana para conocer las respuestas.