Derrota del Bayern Múnich en el Allianz Arena

Bayern Múnich perdió de local
Foto: @FCBayernES

El Bayern Múnich sufrió la primera derrota en Bundesliga de la temporada frente al Eintracht Frankfurt (1-2). Dominó el partido pero que el portero Kevin Trap fue el héroe de las ‘Águilas’.

El dios del fútbol tiene sus caminos caprichosos y difíciles de entender, y en el partido en el que el Bayern mereció ganar por una goleada, le ha llegado su primera derrota de la temporada. Trap con paradas inverosímiles consiguió evitar la derrota de su equipo y fue el héroe para la afición del Eintracht.

Julian Nagelsmann apostó, ante la baja de Pavard, por una defensa de tres con Süle, Upamecano y Lucas, dejando la banda derecha libre para Gnabry y la izquierda para Davies. Con ello, el Bayern consiguió dominar casi de forma absoluta la primera parte, en donde se sucedieron las ocasiones de gol detenidas por Trap o falladas por los delanteros. El Eintracht, poco a poco, pudo ir equilibrando el encuentro.

Fruto de las ocasiones del Bayern, en el minuto 31, una buena internada de Ganbry derivó en un pase atrás que remató Goretzka en lo que se convirtió en la apertura del marcador. Parecía que a partir de este momento el local aplicaría el rodillo tradicional, pero en la salida de un córner, dos minutos después, Hinteregger empató el partido con un cabezazo.

En los últimos minutos ambos equipos tuvieron ocasiones. Un error de Davies en el despeje lo recogió Touré que obligó a Neuer a una buena intervención; posteriormente, un pase de Sané lo remató Gnabry al palo, y en el último minuto Kostic envió un centro que no pudo ser rematado por Santos Borré. Fue dominio del Bayern en la primera mitad, pero no pudo traducirlo en el marcador.

La segunda parte continuó con la misma dinámica. Trap salvó ocasiones muy claras de gol a Gnabry, Sané, Lewandowski y Goretzka. A falta de 10 minutos para el final, un rápido contragolpe del Eintracht lo culminó Kostic con un disparo de pierna izquierda que Neuer no logró detener.

Incomprensiblemente, el Bayern Múnich perdió un partido que dominó. Puede entenderse como un accidente; mientras que la victoria revitaliza a los de Glasner, que habían tenido un muy mal inicio de temporada.