Crisis profunda del Bayer Leverkusen

Leverkusen's Ivorian defender Odilon Kossounou (C)and Club Brugge's Spanish forward Ferran Jutgla (R) vie for a header during the UEFA Champions League Group B football match Bayer 04 Leverkusen vs Club Brugge in Leverkusen, western Germany, on November 1, 2022. - Belgium OUT (Photo by BRUNO FAHY / BELGA / AFP) / Belgium OUT (Photo by BRUNO FAHY/BELGA/AFP via Getty Images)

El Bayer Leverkusen se hunde en la clasificación de la Bundesliga, y la llegada de Xavi Alonso no está cambiando la dinámica negativa del equipo

El Bayer Leverkusen ocupa en estos momentos la plaza de Relegation para no bajar a la segunda Bundesliga, tan sólo a un punto del descenso directo, y lo que es peor muestra unos graves signos de equipo que tiene todas las papeletas para caer al pozo de la segunda. La llegada de Xabi Alonso no está significando el revulsivo que esperaba la dirección deportiva encabezada por Simon Rolfes. Más allá de la victoria ante un Schalke desahuciado (ocupa el último lugar de la tabla), el equipo sólo acumula derrotas en Bundesliga y sólo un empate ante el Wolfsburgo, y con una imagen muy pobre de juego y de mentalidad. En Champions una de cla y otra de arena, mal resultado, que no juego frente al Oporto. Por contra los de Xabi Alonso dieron una gran imagen y juego frente al Atlético de Madrid, quedándole viva la esperanza de Europa League en función de los resultados.

No obstante su problema principal es salir de los puestos de descenso. Esta tarea sera complicada ya que no se le ve al equipo ningún signo de mejoría respecto al periodo de Seoane. Juego lento, plano y sin ideas. Errores defensivos muy graves y dificultades a la hora de concretar las ocasiones de gol que genera. Se espera con ansias la vuelta de Florian Wirtz tras su grave lesión, pero parece difícil que sólo él pueda revertir la situación.

Alonso ha intentado modificar algo el sistema de Seoane. Mantiene los tres centrales, pero en ocasiones realiza línea de cuatro atrás y busca una mayor presión adelantada cuando se pierde el balón. Eso sí, no parece que muchos jugadores hayan entendido sus propuestas.

Sin embargo Alonso tiene poca responsabilidad en el desaguisado. Al igual que tampoco la tenía Seoane, el entrenador cesado. El problema principal ha sido una floja planificación deportiva este verano, donde no se ha reforzado el equipo en puestos que se necesitaban. En el lateral izquierdo de garantías, Bakker no da el nivel. Además el Bayer Leverkusen necesita algún jugador creativo en el centro del campo, y algún delantero goleador. Sólo ha llegado Hlozeck que no está terminando de despegar y el iraní Azmoun fichado en el mercado de invierno que no ha aportado casi nada.

Al mismo tiempo, jugadores clave de la pasada campaña están pasando por momentos de juego muy bajo. Schick no es ni la sombra de la temporada pasada. TTapsoba comete errores de principiante. Jugadores creativos como Demirbay y Amirí no están a su nivel. Incluso Diaby dista de la temporada pasada, tan sólo Frimpong mantiene su nivel.

Mala situación para un Leverkusen que debe olvidarse de intentar alcanzar los puestos europeos y centrarse en lo evidente, que no es otra cosa que evitar el descenso.