Brasil, gran candidato de una Copa América llena de problemas

Conmebol. Logo Copa América

La selección brasileña aparece nítidamente como la gran candidata a repetir el título de campeona de la Copa América.

Como hace dos años, tanto por rendimiento colectivo, regularidad, talento y por el buen trabajo de un entrenador experimentado como Tité, lo que por si fuera poco se acentuó cuando a menos de dos semanas de su inicio, la Conmebol decidió entregarle la sede (que también lo fue en 2019) al desistir tanto Argentina como Colombia, las dos originales, a causa de los graves casos de Covid.

No es que Brasil tenga menos casos, sino más, en cantidad, debido a su numerosa población, que supera a la de los dos países en casi cuatro veces y de hecho, al cierre de este artículo ya contabilizaba 482 mil fallecidos. Una cifra espeluznante, aunque en los primeros meses de la pandemia, en 2020, su presidente, Jair Bolsonaro, la calificara de “una gripezinha” y anduviera sin barbijo entre la sociedad.

Más allá de los aspectos políticos de una tambaleante Conmebol (diríamos que ya en el subsuelo desde lo ético), que tal como con la Copa Libertadores y Sudamericana quiere jugar a como de lugar, sin importar los infectados, fallecidos, y el mismo riesgo para los protagonistas (sean futbolistas, entrenadores, árbitros y miembros del cuerpo técnico). El cambio intempestivo de sede a menos de dos semanas del inicio también generó un viraje psicológico en los equipos: no es lo mismo, por ejemplo, para argentinos o colombianos saberse “semi” locales que ir a jugar a Brasil.

Argentina,28 años sin títulos.

En el caso argentino, tras 28 años sin títulos oficiales (el último fue la Copa América de Ecuador en 1993), no es para nada parecido jugar como local todas las fases menos la final (que estaba prevista en Colombia), que ir a jugar a Brasil, donde no sólo nunca fue campeona (con 14 títulos en el historial) sino que jamás llegó siquiera a disputar una final, Con el agravante de lo ocurrido en la recordada semifinal del estadio Mineirao de Belo Horizonte en 2019 cuando fue eliminada por los locales y hubo dos jugadas de muy posibles penales que ni siquiera fueron chequeados en el VAR. No es un detalle menor que quien preside el Comité Arbitral de la Conmebol es el brasileño Wilson Seneme.

Si le sumamos a este dato que Brasil siempre que organizó una Copa América la ganó y que en la clasificación mundialista para Qatar 2022 no sólo lidera por seis puntos al segundo (Argentina) la tabla general, habiéndose impuesto en los seis partidos jugados, parece evidente cuál es el principal candidato a ganar el torneo.

De todos modos, no todo pasa por la historia sino por el gran presente y por una calidad de jugadores que marca una enorme diferencia continental para Brasil sobre el resto y por eso se impone con simpleza en la mayoría de los compromisos.

Si tomamos en cuenta los dos últimos partidos de clasificación mundialista del grupo sudamericano, jugados hace apenas unos días, es claro que más allá de Brasil hay un grupo de equipos que se encuentran algunos escalones por encima del resto, algo que se encargan de remarcar las tablas de la década.

El caos argentino.

La selección argentina, siempre caótica en cuanto a respaldo institucional y a entrenadores que nunca son los que deben ser (Lionel Scaloni, el actual, ni siquiera dirigió equipos en el pasado), se encuentra hoy en un claro recambio generacional. El gran desafío es conseguir que un genio como Lionel Messi, que se acerca a sus 34 años y en el inicio del declive de su brillante carrera, encaje por fin en una estructura de conjunto. Con el problema de que salvo casos excepcionales, la mayoría de su plantel es de buenos o muy buenos futbolistas aunque ya no hay Caniggias ni Ruggeris ni Batistutas.

La regularidad de Uruguay.

Uruguay, en cambio, ha logrado una envidiable regularidad, con el más que experimentado Oscar Washington Tabárez en el banco. Ha logrado entender que si bien los cimientos son sólidos y hay una idea de juego, una gran defensa y una dupla atacante letal con Luis Suárez y Edinson Cavani, hacía falta un cambio en el medio del campo y aparecieron entones Lucas Torreira, Nixolás De la Cruz, Rodrigo Bentancur o Matías Vecino.

Colombia, Chile y Perú.

Sin haber comenzado bien esta clasificación con el entrenador portugués Carlos Queirós, Colombia se va recuperando con el reemplazo por Reinaldo Rueda, y con un rendimiento en ascenso de tantas de sus figuras del medio hacia adelante, con la incógnita del conflicto de uno de sus mejores jugadores, James Rodríguez. Chile mantiene a su Generación Dorada, con la que ganó dos Copas América, pero se nota cierto desgaste y no por nada no llegó al Mundial de Rusia 2018 y despidió a Rueda, reemplazándolo por el uruguayo Martín Lasarte. Su desempeño en la Copa América es una incógnita. Al igual que este presente de Perú del argentino Ricardo Gareca, que consiguió el boleto para el Mundial pasado luego de 36 años de ausencia y pudo disputar la última final del torneo sudamericano ante Brasil en el Maracaná, pero que recién ahora logró enderezar algo su rumbo luego de un desastroso inicio de clasificación a Qatar.

Ecuador, Bolivia y Venezuela.

La selección ecuatoriana también parecía ir por buen camino con el argentino Gustavo Alfaro y contando de a poco con aquellos jóvenes que hicieron historia tanto en el Sudamericano como en el Mundial sub-20 de 2010, pero no parece dar garantías de regularidad, mientras que Paraguay ha perdido desde hace rato aquella solidez defensiva y especialmente, esa estructura con la que se destacó en los últimos años del Siglo XX.

Claramente, Bolivia y Venezuela ocupan el último escalón continental y sería una sorpresa que pudieran avanzar mucho en el torneo. Especialmente la “Vinotinto” ofrecía un avance importante hasta hace pocos años, y de hecho cuenta con buen recambio juvenil, pero se observa cierto caos institucional y un escaso aprovechamiento del éxito de sus jugadores jóvenes en el concierto internacional. Ese esperado traspaso, no se produjo aún y si no toma velocidad, puede que se haya desaprovechado ese momento y sería, a todas luces, imperdonable.

 

Artículo anteriorPaíses Bajos es favorito en el debut ante Ucrania
Artículo siguienteInglaterra: Debut perfecto en Wembley (1-0)
10 Mundiales. 11 Copas América. 6 Mundiales de Clubes. Ex director de las revistas “Orsai” (Argentina), y “Fútbol Total” y “Deporte Total” de México Autor de los libros “El negocio del fútbol” (1995), “Maradona, rebelde con causa” (1996), “El deporte de informar” (2001) y “AFA, el fútbol pasa, los negocios quedan” (2017) y editor para América en español del libro “Messi” de Guillem Balagué (2014). Actual columnista de www.jornadaonline.com (Argentina) y “El Tren” (Radio Cooperativa de Argentina), corresponsal de la revista “Kicker” (Alemania) y colaborador de www.infobae.com (Argentina) y revistas de Inglaterra, Francia, Japón, Holanda y Dinamarca. Blog: www.sergiol-nimasnimenos.blogspot.com