Alemania U21 se clasifica para su tercera final al hilo (2-1)

Fuente: @DFB_Junioren

Alemania tras vencer a los Países Bajos (2-1) se clasifica para su tercera final consecutiva de la Eurocopa U21, donde tendrá que enfrentarse a Portugal. Dos goles rápidos de Wirtz marcaron la suerte del partido

El partido ha vivido, hasta ahora, el gol más rápido de la Eurocopa, a los treinta segundos un centro de Nmecha era rematado por Wirtz al fondo de la red. Este tempranero gol ha condicionado lo que podría haber sido el partido. Los Países Bajos han quedado noqueados por el tanto y durante muchos minutos han estado a merced de los, quienes en el minuto quince en un rápido contragolpe llevado por Wirtz terminaba en el segundo gol alemán, por obra del jugador del Bayer Leverkusen en una gran finalización.

Si las cosas estaban mal para los holandeses, podría haber sido peor, ya que en el minuto veinticinco, Berisha estrellaba un balón en el palo tras lanzamiento de falta directa. Esto pareció dar algo de moral a los holandeses, que un minuto después y en los pies de Kluivert podían haber inaugurado el marcador. Por desgracia para ellos, Dahmen realizó una espectacular parada. Sin embargo, este ramalazo holandés fue un espejismo. Los minutos hasta el descanso fueron de control alemán con algún acercamiento holandés, pero sin ninguna jugada de peligro en ninguna de las áreas.

La segunda parte se inició con claro dominio holandés, que salió lanzado al ataque en busca de un gol que lo metiera en el partido. No obstante no gozaron de ninguna ocasión clara. A partir del minuto quince los alemanes volvieron a dominar el partido. De nuevo Berisha pudo matar el partido pero los palos le dijeron ‘No’.

Hubo una tímida reacción holandesa con los cambios realizados por su entrenador, pero el control del partido siguió siendo alemán. Eso sí, tras  un saque de falta de Países Bajos fallaba en el despeje la defensa alemana. Por ello, el balón le llegaba a Schuurs, quien de tiro raso batía a un Dahmen que podría haber hecho mucho más. El partido cogía emoción por el resultado, pero los holandeses no crearon más ocasiones de gol, y el partido terminaba con la victoria alemana y su pase a la final de la Eurocopa.